Un nuevo servicio para demandar a quienes utilizan imágenes “googleadas”

Internet está lleno de millones de imágenes que son fáciles de encontrar a través de una variedad de motores de búsqueda, incluido Google. Estos archivos son descargados regularmente y son utilizados sin permiso por muchas personas. Para regular esto, Pixsy está ofreciendo a los fotógrafos un servicio para “combatir el robo de imágenes”, que incluye demandas de licencias y amenazas legales. Un esquema brillante según algunos, mientras que otros lo califican como una “estafa”.

Ya sea para un proyecto escolar, un divertido meme o un blog, muchas personas usan los motores de búsqueda para encontrar imágenes adecuadas. Algunas de estas son de uso gratuito, pero en la mayoría de los casos, se requiere el permiso del creador para publicar fotos en forma pública. Lo mismo ocurre con las imágenes de sitios de noticias o redes sociales. Es fácil hacer una copia de una foto y usarla en cualquier otro sitio de la web, pero la mayoría de las veces, las personas no deben hacerlo sin permiso.

Pixsy ofrece un producto dedicado que ayuda a los creadores a encontrar dónde se están usando sus imágenes sin permiso. Opcionalmente, pueden solicitar el envío de un aviso para des-publicar la foto, o solicitar una compensación al infractor a través de una notificación vía correo electrónico. Los artistas ven las imágenes que encuentra Pixsy, y pueden “enviar” la infracción para una acción adicional. El sitio se encargará del resto y solo se le pagará si al artista también se le paga.

Pixsy lanzó oficialmente sus servicios en 2014, y ya ha procesado más de 55.000 casos en todo el mundo. Los montos demandados varían, pero en general van desde 500 hasta 750 dólares.

“En el caso de que la resolución con una tarifa de licencia no sea posible, nuestros próximos pasos son enviar este asunto a un estudio legal en su área local para garantizar las tarifas más altas recuperables por infracción de derechos de autor”, escribe Pixsy. “Estos honorarios incluyen daños reales o daños legales, y pueden incluir costos legales, gastos, costos asociados con la presentación de una demanda y litigios subsiguientes”.

Las cartas han sido descritas como una “estafa de extorsión” por algunos usuarios, y otros señalan que la amenaza legal puede no ser tan inminente como parece. Dicho esto, no es sorprendente que muchos de los destinatarios elijan pagar la tarifa de la licencia, aunque solo sea para deshacerse de la amenaza de que las cosas empeoren.

Si bien no todos están de acuerdo con las tácticas, el esquema es ciertamente una llamada de atención para recordar que las personas no deben usar al azar las imágenes que encuentran online. Muchos creadores que luchan para lidiar con la violación de los derechos de autor también lo ven como un servicio útil.

Pixsy informó que “luchan contra el robo de imágenes” con la ayuda de 26 socios legales diferentes en todo el mundo. Destacan que su servicio no se dirige a todos los sitios web al azar, sino que eligen objetivos seleccionados como empresas profesionales, publicaciones importantes, o agencias gubernamentales.

Se desconoce si alguna infracción hallada a través de Pixsy ha resultado en demandas legales en toda regla. La compañía informó que no puede proporcionar números exactos en solicitudes de licencia y casos legales.

Vía

Powered by WPeMatico

Autor entrada: admin

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *